El mausoleo de Adriano – Castel Sant’Angelo

El mausoleo de Adriano o Castel Sant’Angelo, fue encargado por el emperador Adriano, en el año 135 d.C. en el área de “Horti Domiziani” para que sirviera como tumba imperial para sí y sus sucesores. El mausoleo, es obra del arquitecto Demetriano, se completó después de la muerte de Adriano, en el año 139 bajo Antonino Pio. Para permitir la comunicación con el Campo Marzio se construyó un nuevo puente, el puente “Elio” (ahora llamado Puente de Sant’Angelo) que fue inaugurado en el 134 d.C. La tumba estaba justo más allá del puente: su estructura, al interno de la estructura del Castel Sant’Angelo, se ha conservado en gran medida.

Como sabemos Adriano decidió de crear su propio mausoleo para no utilizar el Mausoleo de Augusto y colocar allí sus cenizas y la de sus sucesores.

Busto del Emperador Adriano

El edificio tenía una base cuadrada de 89 metros de lado y una altura de 15 metros; sobre esta, una segunda construcción cilíndrica de unos 20 metros de altura, y por encima tenia todavía un templo circular, rodeado de columnas, tan alta como la construcción subyacente y coronando todo, una cuadriga de bronce guiada por un colosal Adriano (la cabeza se conserva en los museos del Vaticano). En el centro del monumento, accesible a través de una escalera de caracol, se encontraba la cámara funeraria. Todos los emperadores de las dinastías Antonina y Severa hasta Caracalla (d.C. 217) fueron enterrados aquí. El Mausoleo pronto se convirtió en un bastión avanzado de las murallas aurelianas, una especie de cabeza de puente más allá del rio Tíber, probablemente fue construido por Honorio en el 403 d.C. Desde entonces, la Mole Adriana comenzó a ser la defensa para el puente Elio y para el acceso a la ciudad desde el norte por lo que salvaría el Vaticano de los saqueos de los visigodos de Alarico (410) y los vándalos de Genserico (455).

Una vista de finales del siglo XVI

Durante la guerra bizantino-gótica con Totila en 546-7, el mausoleo de Adriano se convirtió en el eje de una ciudadela fortificada. En el siglo VIII se conecta al puente junto a una estructura fortificada con torres, almenas, troneras y dos puertas, una hacia el puente, el otro hacia San Pedro. Debido a las guerras desaparecieron las columnas y estatuas que adornan el mausoleo, incluyendo la cuadriga y la estatua de Adriano: el edificio cilíndrico tomo forma como una torre y el antiguo Mausoleo de Adriano se convirtió para siempre en un Castillo. Este haría de perno de la llamada Città Leonina (Ciudad Leonina), que hizo construir León IV y que lo englobaba al interno de las murallas del Vaticano, murallas alzadas para la defensa de la tumba de San Pedro.

Entre los siglos IX y X, se afirmó la leyenda según la cual en el año 590, cuando el papa Gregorio Magno cruzó el Puente Elio durante una procesión penitencial, tuvo una visión del arcángel Miguel que en la parte superior de la Mole Adriana enfundaba su espada avisando el final de la plaga que afectaba a Roma.

Castillo de Sant’Angelo, Terraza del ángel

Una estatua del arcángel se encuentra en el castillo, por lo menos, desde finales del siglo XI. La actual imagen del ángel es obra del escultor flamenco Pieter von Verschaffelt, es de bronce y sería el sexto ángel de la serie, después de los de madera,  mármol y bronce del pasado.

Detalle del arcángel Miguel

Desde entonces, la designación de San Ángelo se extiende al castillo y al puente y la función funeraria fue olvidada: la importancia de la fortaleza, que hacia de bisagra entre la ciudadela del Vaticano y el centro habitado de la ciudad y que controlaba el punto clave para agredir la ciudad, se convertiría de a poco en el objetivo de los señores de las familias más importantes de Roma. En la primera mitad del siglo X se convirtió en el principal bastión de los Teofilatto; en la segunda mitad del mismo siglo pasó a la familia Crescenzi y se mantuvo en su poder hasta el final del siglo XI. Por casi tres décadas a la familia Pierleoni y luego paso a los Orsini, que, bajo el Papa Nicolás III Orsini, fue decorado como apartamento papal. A principios del siglo XV el castillo cambió su cara: la torre final del antiguo mausoleo asume una forma cuadrada y se liberó la base de la antigua plataforma. Incluso se altera la estructura interna del edificio: se cortó en el primer piso la rampa helicoidal que llevaba de las tumbas a la parte superior del castillo, fue defendido por puestos de armas de fuego y un puente levadizo. El castillo se convirtió en una fortaleza inexpugnable y durante casi cinco siglos los papas fueron muy celosos del Castel Sant’Angelo, porque teniendo el control del mismo aseguraban su poder.

En 1527, el papa Clemente VII se refugió en el castillo de Sant’Angelo, utilizando como vía de fuga el corredor sobre las murallas que conducía desde el Vaticano a la fortaleza (Passetto), para escapar de los mercenarios alemanes (Lansquenete) de Carlos V de Ausburgo, durante el saqueo de Roma. También en el año 1494, el Papa Alejandro VI Borgia, lo utilizó para refugiarse en el castillo cuando Roma fue invadida por Carlos VIII de Francia.

El “Passetto” el corredor sobre las murallas, que lleva desde San Pedro hasta el castillo de Sant’Angelo

Fue con Pablo III (1534-1549) que la fortaleza comenzó a tomar la forma que conocemos hoy: se construyó la gran logia con cinco arcos y se movieron hacia arriba las habitaciones del Papa. Unos pocos años después con Pío IV (1559-1565) se construyó una gran cinta pentagonal, con baluartes en las esquinas, que envuelven la vieja muralla con foso. Finalmente Urbano VIII (1623-1644) destruyó todas las fortificaciones delanteras y construyó un gran muro cortina por delante. Después de estas grandes remodelaciones, la silueta de Castel Sant’Angelo se mantuvo sin cambios durante siglos, y continuó sólo el trabajo decorativo del alojamiento de los Papas.

Una vista de castillo y el puente de Sant’Angelo en una pintura de finales del siglo XVII.

Cuando ya no fue utilizada para la defensa de la ciudad, comenzó a utilizarse como prisión política, cayendo en un grave estado de deterioro. Fueron muchos los que sufrieron aquí su cautiverio: el cardenal Vitelleschi, Pomponio Leto, Alessandro Farnese el futuro Papa Pablo III, Beatrice Cenci, el célebre Giordano Bruno, el conde de Cagliostro y el famoso orfebre y escultor Benvenuto Cellini (que escapó de una “cómoda celda” de la primera planta, fue capturado y encerrado nuevamente, pero en el sótano, donde diseñó un “Cristo resucitado” cuyas huellas aún son visibles hoy en día). Incluso durante la reunificación de Italia, a lo largo del siglo XIX, sirvió como prisión política y había muchos patriotas adversos al poder temporal encerrados y que aquí perdieron la vida.

 

En la foto principal: Vista del Castel Sant’Angelo desde el puente del mismo nombre

8 comentarios sobre “El mausoleo de Adriano – Castel Sant’Angelo

  1. El año pasado, con mi esposa, visitamos Roma y dejamos esta lugar para lo último, no sabíamos bien de él. Por suerte, tuvimos el tiempo suficiente para recorrerlo en profundidad y, si bien hay indicadores con información, lo que aqui se detalla hace que renazcan si, hay oportunidad, de visitarlo nuevamente y, previendo mas tiempo aun, para disfrutarlo mejor. Bellísimo para quien sepa apreciar la riqueza arquitectónica y el porque, en sus diferentes épocas . Muchas gracias por esta información!!

    1. Gracias Carmelo, me alegra que el relato te recuerde momentos muy importantes y te puedo decir que visitarlo muchas veces hace crecer cada vez mas el interés por este lugar. Desde luego tanta historia y la particular arquitectura, crean un magia especial. Muchas gracias por tu comentario.

  2. Gracias por hacerme recordar tan lindos momentos, el Castel Sant’ Angelo esa hermosa fortaleza situada al margen derecho del Rio Tiber, muy buena información, realmente había mucha de ella que no la sabía, saludos 🙂

    1. Gracias Julia, me alegra que te haya gustado y que pueda servir un día para reencontrarte con el esplendido Castel Sant’Angelo
      Saludos
      Andrés

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.