El hallazgo de las ruinas del palacio de Cnosos

Sir Arthur Evans, descubrió y restauró en Creta las ruinas del palacio de Cnosos. Arthur John Evans, nació en Nash Mills, en Gran Bretaña, en 1851. Pertenecía a una familia en la que la arqueología y las disciplinas humanísticas estaban presentes: su padre era arqueólogo; su madre, hija de un historiador.  

Evans se doctoró en historia moderna y luego empezó a viajar. Visitó Escandinavia y Rusia entre 1873 y 1874; seguidamente se ocupó de la etnología de los países balcánicos. En 1878, después de haberse casado con la hija de un importante historiador, se estableció en Dubrovnik (la antigua Ragusa), sobre las costas dálmatas.  

Aquí se dedicó al periodismo, como corresponsal de un periódico inglés, y no tardó mucho en tener problemas con la policía por sus ideas liberales. Nada hacía presagiar su futuro de «padre» de la protohistoria del mundo egeo.  

En 1884 fue designado superintendente del Ashmolean Museum de Oxford. Fueron las empresas de Heinrich Schliemann y los primeros libros publicados sobre el arte prehistórico de Micenas y de Tirinto los que atrajeron la atención de Evans sobre el área egea.  

Sir Arthur John Evans

En 1892 conoció a Federico Halbherr, el arqueólogo que organizó todas las investigaciones arqueológicas italianas en Creta y que en 1893 se dirigió por primera vez a la isla. Su interés se había visto atraído por las extrañas gemas grabadas a las que las mujeres cretenses llamaban «piedras de la leche» y que llevaban como amuletos para propiciar el amamantamiento.  

En 1894 y 1897 fueron publicados dos proféticos artículos del estudioso inglés, en los que se afirmaba que las gemas tenían antiguas inscripciones prehelénicas, es decir, mucho más antiguas que el mundo griego clásico. Así empezaba el estudio de la civilización minoica.  

Los primeros estudios de Evans no cayeron en el vacío. Ya antes de 1870, vasos con bellísimas decoraciones de estilo oriental eran recuperados por excavadores clandestinos turcos y se vendían a los anticuarios de Londres y de París.  

Simbólico cuerno de toro, en el sitio arqueológico del antiguo palacio minoico de Cnosos, Creta

Heinrich Schliemann y un arqueólogo cretense habían sondeado el yacimiento, con importantes resultados. En 1897, Evans consiguió adquirir el permiso de excavación. En esta ocasión sus ideas liberales le sirvieron de ayuda: en el mismo año estalló en Creta una revuelta contra el dominio turco, que llevó en 1898 a la independencia; el arqueólogo fue apoyado por los vencedores, y su derecho de excavación fue confirmado.  

Evans comenzó a excavar una colina llamada Tou Tseleve he (kephalah), “el promontorio del comandante o del lider”, a unos 5 km de la costa norte de Creta, el 23 de marzo de 1900. Dos almacenes ya habían sido descubiertos por Minos Kalokairinos en 1878, pero las excavaciones habían sido detenidas.  

Anforas en las ruinas del palacio de Cnosos, Creta

Como decíamos, en el año 1900, unos 30 hombres iniciaron las excavaciones. Ya en el segundo día salieron a la luz piezas de cerámica, las paredes de algunas estancias y fragmentos de espléndidos frescos pintados. A los pocos días, Evans había hallado 700 tablillas con inscripciones que comparó inmediatamente con las mesopotámicas.  

Evans descubrió la mayoría de los 24,000 m2 del sitio en seis temporadas. En 1905 bautizó a la civilización, cuyas huellas se encontraron allí, Minoica, en referencia al legendario Rey Minos, creando una cronología detallada de las fases seriales de los estilos cerámicos de la Creta minoica.  

Fresco del palacio de Cnosos – La escena del toro y los gimnastas

Más tarde se interesó en la restauración, una actividad que haría enfadar a las siguientes generaciones de arqueólogos. Continuó cavando allí y restaurando en otros lugares hasta 1935. 

El tipo de restauración que llevó a cabo es romántico y no conservador-científico. A este hecho debemos atribuir el error en el que incurrió, es decir, reconstruir grandes partes del palacio sobre la base de su interpretación personal, utilizando materiales que no tienen nada que ver con los métodos de construcción de los antiguos cretenses, para ayudar a los visitantes “a entender” el sitio. 

Fresco de los delfines. Palacio de Cnosos, Creta

Publicó en cuatro volúmenes “El Palacio de Minos en Knossos” (1921 a 1935), un clásico de la arqueología. 

Evans fue nombrado caballero en 1911 por su trabajo, convirtiéndose en “Sir”.  A la muerte de Evans en 1941, la Escuela Británica de Arqueología asumió la responsabilidad de las excavaciones; posteriormente la propiedad terminó en manos del gobierno griego, que mantiene los derechos de excavación. 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.