Los tratados de paz de Tilsit

En el verano de 1807, Napoleón Bonaparte estaba en el apogeo de su grandeza. Después de destruir en el mes de junio a sus oponentes, en la batalla de Friedland, el emperador francés se encuentra en la frontera con Rusia, a pocos kilometros del pueblo de Tilsit, en el río Niemen (cerca de la frontera entre el actual enclave ruso de Kaliningrado y Lituania), el emperador está listo para recibir obsequios del ruso. 

Para evitar la vergüenza al Zar Alejandro I, la conferencia de paz se realiza en un pontón flotante (una especie de plataforma) en el centro del río, que se encuentra en un punto teóricamente neutral.  

En la carpa blanca erigida en el lado francés hay una gran letra N, mientras que en el ruso una colosal A. Sin embargo, la historia cuenta que cuando los dos emperadores estaban a punto de ser trasladados al pontón, los franceses entraron velozmente al agua para que Napoleón llegara en primer lugar.  

El encuentro entre Napoleón y el Zar Alejandro en un pontón flotante sobre el rio Niemen en Tilsit

Y las primeras palabras pronunciadas por el extremadamente nervioso Alejandro no hicieron más que confirmar su subordinación. “Sire, odio a los ingleses no menos que usted”, dijo el zar con ansiedad, “y estoy listo para apoyarlo en cualquier empresa que emprenda contra ellos”

El 7 de julio se firmó el primer tratado. Los dos emperadores en ese momento parecían ser amigos fraternos, y las crónicas incluso informan que se tomaron de la mano e intercambiaron sus pañuelos ceremoniales. 

Sin embargo, para Alejandro, los términos del tratado fueron humillantes. De hecho, el zar acordó unirse al Bloque Continental de Napoleón contra los británicos, ceder las Islas Jónicas a Francia y retirar sus tropas de Valaquia y Moldavia.   

Además, Francia se empeñó de ayudar a Rusia contra el Imperio Otomano, a cambio el Zar se comprometería provocar la guerra entre Suecia y Finlandia, este último atribuido al Imperio ruso como emerge de las condiciones del tratado mismo. 

Medallón “Miniatura sobre el tema de la paz de Tilsit” Francia. 1810

Para Napoleón, el tratado fue un triunfo. Pero Alessandro demostró ser más astuto de lo que su nuevo amigo podía imaginar. “La alianza con Napoleón”, escribió en una carta, “es solo una forma de combatirlo”.  

Sin embargo, el pacto franco-ruso fue de corta duración. La paz de Tilsit, fue vista no solo por los rusos como una humillación, sino, también por los prusianos. 

El 9 de julio, el rey Federico Guillermo III de Prusia, firmó su pacto con Bonaparte y como consecuencia del tratado también acordó de formar parte del llamado “Sistema Continental” y de reducir su ejército a 40,000 soldados, así como de pagarle a Francia una indemnización de guerra de 100 millones de francos franceses. La aristocracia zarista, además, frustró los planes de Napoleón de vincularse en matrimonio con la hermana del zar.  

La cooperación entre Francia y Rusia se interrumpió el 13 de diciembre de 1810, cuando el zar autorizó el atraque de barcos neutrales en los puertos rusos.  

En 1812 Napoleón cruzó el río Niemen e invadió Rusia, poniendo fin a la frágil alianza (campaña de Rusia). 


2 comentarios sobre “Los tratados de paz de Tilsit

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.