Las Cruzadas – El sitio de Antioquía – Parte 3

Más de un año tardan los cruzados que responden a Urbano II, “la cruzada de los príncipes” como la conocemos hoy, llega finalmente en el otoño del año 1096 a Constantinopla; son los ejércitos de los grandes príncipes de occidente: Estos son Hugo I de Vermandoisel hermano del rey de lo Francos, despuès está; Godofredo de Bouillóny su hermano Balduino los duques de la Baja Lorena, Bohemundo de Tarento, normando del sud de Italia, hijo de Roberto Guiscardo, aquel que aterrorizó el sur de Italia llevando el predominio normando en esas regiones. También llegan el Conde de Tolosa; Raimundo de Saint-GillesRoberto II de Flandes, Esteban II de Blois y entre otros Roberto II de Normandía, son todos grandes nombres, importantes príncipes de occidente los que llegan a Constantinopla.

Constantinopla es una enorme ciudad que se extiende sobre un triangulo de tierra, Estratégicamente situada entre el Cuerno de Oro y el mar de Mármara en el punto de encuentro de Europa y Asia. Es decir dos lados de este triangulo de tierra están bañados por el mar, y solo un lado se conecta con la tierra firme, y en este lado hay tres tipos diferentes de defensas, hay un enorme foso, que además es inundable, tiene un primer nivel de murallas, luego un terraplén y luego las segundas murallas, de una altura de 12 a 15 metros. Constantinopla es muy difícil de tomar, ha resistido a todo, hasta a dos asedios de los árabes.

Constantinopla al tiempo de las cruzadas

El emperador de Bizancio, Alejo I Comneno, les propone un pacto; si los príncipes le juran fidelidad, él los ayudará, con alimentos, insumos, es decir les dará un soporte logístico y militar, pero este juramento significa también, que las tierras que los cruzados conquistaran a los turcos, deberán ser puestas bajo el dominio de Bizancio. Hay resistencia sobre este punto, pero al final la mayoría de los jefes cruzados jura; el único que elige una posición intermedia es; el Conde de Tolosa; Raimundo de Saint-Gilles, que dice; “He venido para servir al Rey, al señor de todos; Cristo. No juraré fidelidad a uno de los señores de este mundo”. De todos modos, jura de no atentar ni a la vida ni al honor del emperador.

De este modo entre fines del 1096 e inicios del 1097 la cruzada cristiana, es decir; occidental y oriental queda establecida, Alejo I, da ayuda, da también soldados a las ordenes de su general predilecto Tatikios (el sin nariz) y la cruzada se traslada en Asia para enfrentar a los turcos.

En la primavera del 1097 los principales ejércitos cruzados, están en Asia menor y se dirigen hacia Nicea, la actual Iznik, la ciudad del primer concilio ecuménico cristiano del año 325, es necesario recuperarla. Los cruzados la sitian desde la tierra y los bizantinos desde el lago del mismo nombre que baña Nicea. La rendición de los habitantes de la ciudad, se produce al cabo de un mes, si bien algunas fuentes demuestran que Alejo I, tenia un acuerdo con ellos para entregar la ciudad y poder así tener la paternidad de la victoria. De todos modos ayudó que el ejercito del sultán Kilij Arslan, enviado con toda velocidad para socorrer la ciudad, fue derrotado por Roberto de Flandes antes de llegar a la ciudad.

Pero aquí se presenta el primer problema entre los cruzados y los bizantinos, porque como dijimos los musulmanes de Nicea se rindieron a los bizantinos y no a los cruzados, los cuales son privados del botín.

La guerra se alimentaba entre algunas cosas del botín, es decir; todo aquello que el vencedor puede quitar al derrotado; armas, caballos, bienes de los ciudadanos, o también pedir rescate por personas o prisioneros, etc. Quitarle el botín de guerra a los militares significa mucho y esto sucede en Nicea. Pero a pesar de todo el acuerdo se confirma, y sobre todo porque Alejo I, con mucha inteligencia ha convencido a los cruzados, es decir probar a hacer un acuerdo con los musulmanes.

El objetivo de los cruzados es tomar Jerusalén, y la ciudad santa esta en manos de los musulmanes sunníes, y también otros musulmanes los chiíes de Egipto, quieren apoderarse de Jerusalén y expulsar a los sunníes. Así es que algunos cruzados viajan a Egipto para buscar un acuerdo, para firmar un pacto y así lograr una alianza entre los cruzados, los bizantinos y los chiíes de Egipto, contra los turcos sunníes que controlan Jerusalén.

Mientras tanto los cruzados, después de Nicea han iniciado la marcha y el primero de Julio, en Dorilea, en un paso de montaña en el corazón de la Anatolia, se produce la primer gran batalla en campo abierto.

Los cruzados están divididos en dos columnas y cuando la primera es atacada, la segunda la socorre. Es aquí que por la primera vez, en campo abierto; cruzados y turcos, entienden quienes son recíprocamente. Porque los turcos son unos jinetes extraordinarios, montando caballos muy hábiles y veloces, giran alrededor de las filas enemigas, lanzando dardos y flechas, este modo de combatir para los occidentales no es usual, los occidentales prefieren cargar a fondo con la caballería pesada. Sabemos que un caballero cruzado era una maquina de guerra a caballo, cubierto de su armadura, la cota de malla, un escudo que se sostiene al cuello con una cinta, una lanza; normalmente de fresno que tiene más de 2 metros y naturalmente la espada para la lucha cercana. Como decíamos la táctica preferida de los occidentales es la de apuntar al corazón del enemigo, lanzar la carga y devastarlo, que es el contrario de los que hacen los turcos que evitan el encuentro cuerpo a cuerpo. En Dorilea, occidentales y Turcos comienzan a respetarse, las fuentes de ambas partes escriben que; los verdaderos caballeros; son los francos y los turcos, y ambos se piensan herederos de los Troyanos, que justo desde esas regiones habían dejado oriente para colonizar el mundo antiguo.

Batalla de Dorilea

Los cruzados vencen en Dorilea y prosiguen hacia el sud, deben alcanzar la Siria, y de frente la cadena montuosa del Tauro, la cruzada se divide; el cuerpo principal sube hacia el norte para evitar estos montes que son difíciles de atravesar, un par de contingentes; los de Tancredo de Hauteville, el normando sobrino de Bohemundo de Tarento y el de Balduino, el hermano de Godofredo de Bouillóndeciden de atravesar el Tauro y cumplirán gestas admirables en la zona del Éufrates, Balduino por ejemplo conquistara Edesa, otra antigua ciudad.

El otro grupo de cruzados evita el Tauro, pero encuentran el Anti-tauro, y atravesarlo es extremadamente difícil, se producen muchas perdidas, el ejercito pasa el Anti-tauro, pero esta extenuado.

La marcha continua y el próximo objetivo es Antioquia, la ciudad de las 400 torres, la ciudad que se yergue sobre 4 colinas y la más alta de ellas a 500 metros sobre el nivel del mar está la ciudadela. Tiene seis puertas principales y el ejercito cruzado tiene fuerzas para bloquear dos de ellas, es una empresa titánica, pero Antioquia no puede ser dejada a las espaldas, los cruzados están obligados a conquistarla.

Antioquia es la ciudad donde por vez primera los seguidores de Cristo, fueron llamados cristianos, y es también la ciudad de San Pedro, es decir don el apóstol Pedro predico por primera vez primera el evangelio, antes de partir hacia Roma.

Entonces el 20 de Octubre del año 1097, llegan a las puertas de Antioquia, inicia el asedio mas largo y extenuante de toda la cruzada, más de 8 meses, y pondrá a prueba las reservas morales, físicas y psicológicas de los cruzados.

Es unos de los asedios más difíciles de la historia militar del medio evo, porque los cruzados son numerosos, pero tienen delante una fortaleza que parece inexpugnable, con una guarnición activa, que además ha expulsado de sus murallas a los cristianos de rito griego y armenio que se encontraban en la ciudad. Expulsaron a los hombres para que no pudieran ayudar desde el interno de la fortaleza a los cruzados.

Los muros de Antioquía subiendo por el monte Silpius durante las cruzadas.

El asedio como decíamos es limitado, bloquea solo una parte, las entradas al norte y oeste de la ciudad y además de cuidarse de las incursiones de los defensores, tienen que controlar a sus espaldas, de los ejércitos que llegan para socorrer a lo asediados, entre octubre del 1097 y junio del 1098, tres ejércitos de proporciones siempre mayores, llegaran para defender la ciudad, en estas tres ocasiones los francos logran imponerse y rechazar a sus enemigos, es algo increíble porque las condiciones logísticas empeoran cada día, llega el invierno y hay que alejarse siempre un poco más de la ciudad para conseguir alimentos o agua, y muchos escapan, la moral del ejercito cruzado es muy baja, algunos personajes muy importantes se fugan, hasta Pedro el ermitaño, aquel que había pensado la cruzada y que conocimos en capítulos anteriores, que se había salvado de la masacre de sus cruzados en Anatolia porque había logrado escapar a Constantinopla, de todos modos lo encuentran y lo avergüenzan delante a todos.

Bohemundo de Tarento solo ante los muros de Antioquía, en una pintura de Gustave Doré

El asedio continua y es así que en Junio del año 1098, Antioquia cae, pero no cae por los ataques de los cruzados, sino por una traición. Bohemundoel normando el señor del sud de Italia, ha hecho una alianza con uno de los defensores de la ciudad llamado Firuz,  un mercenario armenio que controlaba la Torre de las Dos Hermanas y que, deseoso de vengarse de Yaghi-Siyan por haberle confiscado sus bienes aceptó el soborno de Bohemundo, entonces en la noche entre el 2 y 3 de junio, los cruzados irrumpen en la ciudad, gracias a las escaleras que Firuz ha puesto en las murallas, y se produce una matanza, los cristianos que quedaban en la ciudad abrieron las otras puertas y también muchos participaron en la matanza, aniquilando a tantos turcos como pudieron. Los cruzados, además de a musulmanes, mataron también a algunos cristianos, incluyendo al hermano de FiruzYaghi-Siyan huyó, pero fue capturado en las afueras de la ciudad, decapitado y su cabeza entregada a Bohemundo.

La masacre de Antioquía, por Gustave Doré.

Los cruzados después de ocho meses de asedio son dueños de la ciudad pero todavía deben tomar la ciudadela. Además esta llegando otro ejercito para socorrer la ciudad comandado por Kerbogha el Emir de Mosul, que ataca para liberar la ciudad. Los cruzados entraron en Antioquia el 3 de junio y entre el 4 y el 6 de Junio llega el inmenso ejercito de Kerbogha, que inicia un asedio sobre la ciudad, si hubiera llegado pocas horas antes, la primera cruzada hubiera terminado en aquel verano del año 1098.

Entonces los cruzados al interno de la ciudad paradojalmente están bajo asedio por el enorme ejercito de Kerboghay si bien controlan la ciudad todavía deben conquistar la ciudadela donde el hijo de Yaghi-SiyanShams ad-Daulahse ha refugiado con otros musulmanes.

Kerbogha en el sitio de Antioquía

Otra vez las situación del ejercito cruzado se vuelve extrema, carencia de víveres, la fuga de muchos que escapan de noche bajando por las murallas, la moral de los cruzados ha llegado al punto mas bajo. En esta situación sin embargo, los comandantes logran demostrar un temple y una capacidad de control extraordinarios. Juran de no abandonar jamás el ejercito y la vía hacia el Santo sepulcro, hasta la muerte. Gracias a esta demostración los cruzados pueden resistir.

Pero todo cambia por una descubrimiento extraordinario, que sucede por casualidad. Los hambrientos cruzados eran propensos a visiones y alucinaciones, otros esperaban se realizaran la infinidad de profecías que acompañaban esta cruzada. Uno de estos cruzados que viene del sud de Francia que está en las filas de Raimundo de Tolosa y que se llama Pedro Bartolomé, tiene una visión; se le aparece el apóstol San Andrés, que le dice de ir a la iglesia de San Pedro en Antioquia, para recuperar, una preciosa reliquia, se trata de la lanza sagrada, aquella que el soldado romano Longino había utilizado para atravesar el costado de Cristo en el Gólgota. Pedro no puede creer lo que oye, y San Andrés aparece nuevamente (dicen las fuentes) y lo estimula a comentarlo a todos, en efecto cuando Pedro cuenta al ejercito lo sucedido, no le creen pero al final deciden de probar y entonces se ponen a excavar en la iglesia, y después de un día entero excavando, se encuentra una lanza, todo el ejercito festeja porque esto quiere decir que Dios esta todavía con ellos; al grito de; Deus lo vult,  Dios lo quiere.

Los cruzados de golpe cambian humor, y desafían a Kerbogha, enviando un emisario; Pedro el ermitaño que evidentemente ha recuperado prestigio; las negociaciones fracasan y es así que el 28 de Junio, los cruzados con la Santa lanza, al frente de sus filas salen de Antioquia, por la puerta del puente que se encuentra al sudoeste de la ciudad, para una batalla desesperada, contra un ejercito que es muy superior en numero.

Kerbogha desoyó el consejo de su comandante militar que le recomendó atacar las seis divisiones cristianas una por una y prefirió esperar a que estuvieran todas plantadas en el campo de batalla para acabar con ellas de un solo golpe. Cuando se completó el despliegue comprobó que había subestimado su tamaño, dudó de sus fuerzas y envió un emisario para discutir los términos de una tregua, pero los francos no quisieron oírlo y continuaron su avance. Fingió entonces retirarse para atraer a los cruzados a un terreno más difícil mientras sus arqueros castigaban constantemente el avance enemigo. También envió un destacamento al flanco izquierdo cristiano que no estaba protegido por el río, pero Bohemundo había previsto la eventualidad y rápidamente formó una séptima división bajo el mando de Reginald de Toul que frustró la maniobra. Los turcos estaban causando muchas bajas y Kerbogha ordenó incendiar el campo de batalla entre su posición y los cruzados, sin que esta medida disuadiera a los cristianos que afirmaban que San Jorge, San Demetrio y San Mauricio cabalgaban y luchaban a su lado.

Roberto II de Normandía lucha contra los musulmanes durante el Sitio de Antioquía en 1098

La batalla fue breve. Antes de que los cruzados llegaran a la línea de KerboghaDuqaq y muchos otros emires habían desertado. Con ello, la ventaja numérica del ejército turco quedó neutralizada y muy pronto las fuerzas que quedaban emprendieron la retirada. Al huir Kerbogha, la ciudadela se rindió, pero no a Raimundo, sino a Bohemundo. Parece ser que así se había acordado previamente.

Finalmente la ciudad de Antioquia estaba totalmente en manos de los cruzados, no quedaba otra cosa que hacer que marchar hacia Jerusalén, pero eso lo veremos juntos si queréis en la próxima entrada de Antares Historia.

 

En la imagen principal: Representación del sitio de Antioquía en una miniatura medieval

 

 

5 thoughts on “Las Cruzadas – El sitio de Antioquía – Parte 3

  1. No veo la hora de leer el siguiente, muy bien contado, interesante conocer los personajes y los detalles. de verdad muy bueno.
    Saludos
    Luisa

Deja un comentario