La paloma de la guerra, Le Vaillant

Recuerdan Filípides? El legendario hemeródromo ateniense, capaz de correr desde Atenas a Esparta en dos días. O al menos eso es lo que nos cuentan los clásicos. El mito crece, y se ve magnificado por su muerte. Los griegos vencieron a los persas en la batalla de Maratón, pero hay que darlo a conocer en Atenas antes de que la ciudad sea abandonada y destruida. Filípides acaba de regresar de una carrera de casi 250 kilómetros, pero no tiene problemas, da la vuelta y corre un poco más de 42 kilómetros hacia Atenas. Llega a la ciudad, entrega el mensaje y muere agotado. A él se ha dedicado la maratón, la carrera que representa las olimpiadas.

En 1916 también los franceses tienen un pequeño Filípides: un 4 de Junio gana la mención en la “Orden de la Nación”, la “Cruz de Guerra”, un monumento con una placa conmemorativa y el apodo de “Le Vaillant el Valiente. Sí, pero hay un pequeño detalle: Le Vaillant es una paloma. De hecho, es la última paloma a disposición del comandante Sylvain-Eugene Raynal sitiado en el fuerte de Vaux, en la orilla izquierda del río Mosa en el sur-este de Verdún, fue el segundo fuerte a caer durante la Batalla de Verdún, después de la captura por los alemanes de Fort Douaumont. De acuerdo con los documentos y las crónicas, la furia alemana no tiene precedentes, un esfuerzo nunca visto antes.

Los ejércitos del Kaiser disparan a todo lo que se mueve, incluyendo palomas mensajeras; y los gases asfixiantes envenenan el aire. Las comunicaciones se han interrumpido desde hace bastante tiempo, de modo que para actualizar a sus superiores sobre la situación y pedir ayuda Raynal no tiene muchas opciones: Le Vaillant vuela sobre el campo de  batalla a su destino y entrega el mensaje al centro de mando. Agotado, como Filípides. Francia lo adoptará luego como un símbolo del sacrificio.

La paloma mensajera “Le Vaillant”

Este 4 de junio de 1916, a las 11:30 Le Vaillant lleva un último e patético mensaje final del comandante Raynal:

“04/06/16 11:30. Nosotros todavía resistimos, pero estamos bajo el ataque de gases y humos muy peligrosos. Es urgente que nos libere. Enviamos comunicación óptica Souvilleque no responde a nuestras llamadas. Esta es mi última paloma. Raynal

El último mensaje del comandante Raynal

Le Vaillant sufrió una importante intoxicación por el gas venenoso y llegó casi muriendo a la sala del comando. Pero sobrevivió y murió algunos años más tarde, después de la guerra. La paloma fue embalsamada y se expone en el Museo Valerien Mont.

Le Vaillant, recibió honores de su nación (placa conmemorativa en el Fort Vaux), también recibe el diploma al honor militar el comandante Sylvain Raynal (1867-1939).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.