La historia y el mito de Lady Godiva

Godgyfu, más conocida como Lady Godiva, es universalmente reconocida como uno de los símbolos de la rebeldía y la protagonista de un mito medieval inglés. Vivió a mediados del año mil y es conocida también por pasear desnuda montando a caballo por las calles de Coventry. 

¿Pero que dice la Leyenda? Godgyfu es una mujer de gran sensibilidad, y cuando ve que su marido, Leofric señor de Coventry y conde de Mercia, impone unos impuestos desproporcionados a la población, intenta de convencerlo para bajarlos o al menos disminuirlos un poco. Su marido parece que respondiéndole con desprecio le dijo; “Bajaré los impuestos si tu te paseas desnuda y a caballo por las calles de Coventry,” Godgyfu aceptó la provocación, pero acordó con sus vecinos que el día que ella hiciera el paseo a caballo, estos se encerrarían en sus casas para que nadie pudiera verla desnuda.  

El día elegido Godgyfu, se paseó por el pueblo, montando su caballo y cubierta solamente por sus largos cabellos. mientras todos los ciudadanos de Coventry permanecían en sus casas con las ventanas cerradas. Leotric conmovido por el gesto de su esposa, cumplió su promesa y rebajo los impuestos.  

Estatua de Lady Godiva en la ciudad de Coventry

Se dice que un sastre conocido más tarde como Peeping Tom (Tom el mirón) no pudo resistir de espiar a su señora desnuda a través de un agujero en la persiana, y se quedó ciego por ello. Luego, la expresión pasó a designar en el idioma inglés a quien llamamos “mirón” y que en francés se denomina “voyeur“. 

Peeping Tom y Lady Godiva en el reloj de la ciudad de Coventry

El primer registro escrito de esta historia es del 1230, una obra de Roger de Wendover. Peeping Tom, el voyeur que queda ciego por castigo divino, se añadió a la historia en el 1600.  

El famoso paseo es obviamente una leyenda, inspirada en los antiguos ritos paganos ligados a la fertilidad. Pero Godgyfu, (regalo del Señor; tal el significado de su nombre) merece ser recordada por una primacía histórica diferente y bien documentada. Ella fue la única mujer que mantuvo la propiedad de sus tierras después de la conquista normanda de Inglaterra. Y esta absoluta excepción, no llega hasta nosotros a través de rumores distantes en el tiempo o chismes locales. Está registrada en el Domesday book, el libro que recoge los datos del gran censo encargado por Guillermo I el Conquistador, para conocer su nuevo reino. 

Puede que nunca sepamos cómo pudo esta noble señora, una mujer de aquel periodo histórico, resistir a los pogromos y expropiaciones que siguieron a la llegada de los normandos, pero nos basta con decir que haberlo logrado es una empresa que excede a cualquier leyenda. 

 

 

En la imagen principal: Lady Godiva, obra de John Collier, 1897

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.