La crisis del canal de Suez

La crisis de Suez o llamada también; Guerra del Sinaí, fue un coflicto que se desarrolló en plena guerra fría. Conozcamos los acontecimientos que llevaron al inicio de esta crisis.

En Egipto, algunos oficiales habían conquistado el poder en Julio de 1952 y habían derrocado al Rey Faruq I, los oficiales eran comandados por dos inteligentes y dinámicos coroneles; Gamal Abdel Nasser y Anuar Sadat.

Al principio los coroneles, no asumieron la responsabilidad del poder, y prefirieron entregarlo al general Muhammad Naguib, desde luego esta había sido una inteligente maniobra de Nasser, que tenia el cargo de ministro del interior. A fines de 1954, Naguib fue acusado por Nasser de apoyar a la facción islámica, Hermanos Musulmanes, que había sido proscrita, y de abrigar ambiciones dictatoriales

Nasser de inmediato se había revelado como un líder extraordinario, muy carismático y popular, por su gran capacidad de entusiasmar las multitudes, y sobre todo para resaltar los sentimiento anticoloniales y nacionalistas de los países árabes y de los países en vía de desarrollo.

Como otros lideres del mundo musulmán y árabe, se presento a los ojos de todos como un gran modernizador, como aquel que prometía a sus connacionales; prosperidad, el progreso civil, es decir todo aquello que no habían obtenido en el curso de las generaciones precedentes.

Gamal Abdel Nasser

Y uno de sus principales proyectos fue una grande obra publica que hubiera sanado la agricultura egipcia, esta obra era la enorme represa de Asuán, naturalmente para su realización eran necesarias grandes inversiones, Egipto no estaba en condiciones de financiar la represa, tenia pocos recursos económicos a disposición. Nasser comenzó a pedir dinero a las grandes potencias; en particular a los Estados Unidos, pero los estadounidenses no confiaban en Nasser y optaron por negarse.

El no de los Estados Unidos, irritó particularmente a Nasser que lo indujo a un gesto anticolonial clamoroso; la nacionalización del canal de Suez.

El canal de Suez estaba administrado por una compañía Anglo-francesa desde el 1875, y que además, evidentemente era un instrumento de la política europea en medio oriente.

La nacionalización del canal de Suez, fue percibida como una inadmisible violencia del orden internacional, de modo que las grandes potencias, no podían aceptar que se nacionalizara el canal, si Nasser lograba su objetivo, las consecuencias crearían precedentes similares en otras naciones. Este era el principio que defendían los países mayormente implicados en el conflicto, Inglaterra y Francia.

Iniciaron una serie de tratativas diplomáticas, sobre todo en Londres entre los países que administraban el canal, con la esperanza de llegar a una solución que beneficiara a las partes, pero Nasser resistía con tenacidad al hecho de cambiar idea.

Para tener un cuadro general de la situación, tenemos que considerar otro protagonista importante de esta historia; Israel que en los años precedentes se había consolidado en la región. Llegando al poder Nasser había hecho una fuerte política anti israelí, además porque estaba convencido que estos sentimientos contra el estado de Israel, podrían representar una buena estrategia para unir a las naciones árabes en un único sentimiento nacionalista.

Una de las acciones de esta política anti israelí de Nasser, fue; bloquear el golfo de Aqaba, y el puerto israelí de Eilat, amenazando de este modo la economía del estado de Israel. Después de discutir esta decisión los israelíes decidieron pasar al ataque, con una acción preventiva.

Hay que recordar que el ejercito israelí, estaba formado por jóvenes oficiales que habían adquirido su experiencia en combate tanto en la segunda guerra mundial, combatiendo junto a los británicos, como en la primer guerra árabe – israelí del 1948. Eran generales muy validos, uno sobre todo; Moshe Dayan, que había asumido un rol importante en el ejército.

Moshe Dayan visita a los soldados durante la campaña del Sinaí, 1956

Los franceses y los ingleses, entendieron que Israel se estaba moviendo y buscaron acordar secretamente con ellos; un plan político, diplomático y militar, la reunión se desarrollo en Sèvres (Francia) el 22 y 23 de octubre. El plan era el siguiente; Israel atacaría Egipto, Francia e Inglaterra habrían expresado su neutralidad y luego habrían dado un ultimátum a las dos naciones y en particular a Egipto, después; para “garantizar la paz” (por decirlo de algún modo) tomarían nuevamente el canal de Suez.

Y así fue; el ejército israelí atacó las posiciones egipcias en la península del Sinaí, el 29 de octubre. Gran Bretaña y Francia lanzaron un ultimátum un día después exigiendo el cese de las hostilidades en ambos bandos, la retirada de las tropas a 16 km de distancia del canal en doce horas y el consentimiento para que esta zona fuera ocupada por fuerzas anglo-francesas.

Dado que el gobierno egipcio se negó a aceptar los términos impuestos, los británicos bombardearon los aeródromos egipcios (el 31 de octubre) y destruyeron su fuerza aérea cuando se cumplió el plazo previsto en el ultimátum. La opinión mundial criticó la acción anglo-francesa.

Aunque si parecía que el conflicto se volvía favorable a Francia e Inglaterra, ya que disponían de las fuerzas militares necesarias para ganar la partida, todo habría finalizado en el mejor de los modos para los anglo-franceses, si no hubiera sido por las férreas reacciones de dos grandes potencias; la Unión Soviética y sobre todo los Estados Unidos.

Que la URSS., fuera contraria al colonialismo británico y al colonialismo francés, era fácil imaginarlo, pero que los Estados Unidos reaccionaran del modo que lo hicieron después de las acciones anglo-francesas en Suez, no era de imaginar.

Sin embargo en EE.UU., se convencieron que una acción decididamente colonialista habría puesto al occidente en dificultad, de frente a los países en vías de desarrollo del tercer mundo. y Estados Unidos propuso dos resoluciones que fueron aprobadas por unanimidad en la Asamblea General de Naciones Unidas celebrada del 2 al 4 de noviembre: el cese de las hostilidades y la retirada israelí del territorio egipcio, y el envío de una Fuerza de Emergencia de Naciones Unidas (UNEF) a Egipto para supervisar la retirada de todas las tropas extranjeras.

Gran Bretaña y Francia hicieron caso omiso de estas resoluciones y, entre el 4 y el 6 de noviembre, fuerzas aerotransportadas y anfibias anglo-francesas alcanzaron las proximidades del canal, derrotaron a las tropas egipcias y comenzaron a avanzar a través del mismo.

Columna de humo en Puerto Saíd tras el primer asalto anglofrancés, el 5 de noviembre de 1956.

Gran Bretaña tenía que hacer frente ahora a una crisis financiera y a la falta de suministro de petróleo debido a que Egipto había bloqueado el canal durante la lucha. Estados Unidos se negó a enviar ayuda económica o crudo a los británicos hasta que sus fuerzas abandonaran Egipto.

Ante la inminencia de un desastre financiero, Gran Bretaña (con el consentimiento reluctante de Francia, indignada por la actitud de Nasser, pero más aún por el constante suministro de armas egipcias a los independentistas argelinos) ver: La guerra de independencia de Argelia acató el alto el fuego el 6 de noviembre (Israel había abandonado la lucha el 5 de noviembre).

El 3 de diciembre de 1956, tras la posterior polémica provocada por la exigencia británica de que las fuerzas anglo-francesas formaran parte de la UNEF —a lo cual se negó Estados Unidos—, las tropas de Gran Bretaña y Francia iniciaron la retirada de Egipto, y Gran Bretaña recibió ayuda económica y suministros de petróleo. Este episodio supuso un humillante revés para Gran Bretaña y Francia.

Nasser se alzó como el claro beneficiado de la guerra. Aunque militarmente sólo obtuvo fracasos, políticamente salió reforzado ya que el canal continuó nacionalizado como propiedad del estado egipcio y, ante los ojos de la opinión pública árabe, se había opuesto al Reino Unido, a Francia, y, sobre todo a Israel, sin haber sido derrocado del poder. Nasser fue aclamado como un héroe en el mundo árabe.

 

En la foto principal: Gamal Abdel Nasser de Egipto, después de nacionalizar el Canal de Suez (la crisis de Suez, 1 de agosto de 1951. Fotografía de la CIA. Dominio publico.

2 thoughts on “La crisis del canal de Suez

  1. Muy bueno este articulo, me interesa mucho la etapa bajo la guerra fria, todo el juego politico de las naciones, tratando algunas de obtener su independencia, otras buscando con quien aliarse para buscar ventajas. Gracias

    1. Gracias Maria, estoy de acuerdo; este periodo del posguerra y plena guerra fria, es muy interesante. Intentaré colgar articulos de historia que me gustan mucho. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.