La batalla de Rivoli Veronese, 1797

La campaña de Italia, significo para el General Bonaparte, el comienzo de su fama en el contexto europeo, nadie puede dudar de la templanza y la determinación de un hombre que cambió el curso de la historia, pero el verdadero punto de inflexión en su vida fue justo en la ciudad de Rivoli Veronese. 

Antes de la campaña italiana Napoleón era desconocido incluso en Francia y el comando le fue asignado, por un miembro del directorio de París, BarrasBonaparte logró muchos más objetivos de aquellos que le ordenaron.  

En primer lugar, literalmente derrotó al ejército austro-piamontés con una sucesión de batallas con resultado positivo que lo llevó a alcanzar la línea del Lago de Garda – MincioNapoleón no dudó en conquistar la ciudad de Verona durante siglos bajo el poder de la neutral República de Venecia y sitió al mismo tiempo, Mantua en manos del Imperio Habsburgo, que encontró dentro de sus muros un sólido refugio. Estos eventos se desarrollaron durante la primavera y el verano del 1796. 

Si a principios de año el nombre de Bonaparte era casi desconocido en París, ahora el joven general asustaba.  

Debido a la exitosa campaña de Italia, Napoleón pidió refuerzos a París, pero la respuesta que recibió fue la de convocarlo a una reunión de emergencia en Milán, el Directorio de París quiso frenar la euforia de Bonaparte, pero Napoleón no dudó en rechazar el pedido y no se presentó a Milán. (La carta original de esta negativa se conserva en el Museo Napoleónico de Rivoli Veronese).  

Museo de la batalla de Rivoli en el pueblo de Rivoli (Italia)
Detalla de una de las salas del Museo Napoleónico de Rivoli (Italia)

Bonaparte continuó con sus conquistas tomando posesión de Emilia y dejando respirar a Mantua. Esta acción, convenció al Imperio de atacar a los franceses en el territorio de Arcole (Batalla de Arcole 15 al 17 de noviembre de 1796) con el fin de debilitar a Napoleón y liberar a Mantua del asedio.  

Desde Viena intentaron tratar con Napoleón, pero el joven general francés no quería saber nada de negociar. El Imperio decidió entonces, enviar al territorio un ejército armado de 65.000 hombres dirigidos por Joseph Alvinczi, el objetivo era liberar a Verona, Mantua y Emilia. 

Napoleón a pesar de su invencibilidad aún no había derrotado al adversario más temido “el ejército imperial”. En Rivoli VeroneseBonaparte haría conocer su nombre a toda Europa. 

En los primeros días de 1797, Napoleón logró adivinar las maniobras del Imperio y el plan estratégico que implementarían. El ejército procedente de Viena entraba en el Valle del Adigio, donde se dividiría en dos secciones, la primera destinada a derrotar a los franceses en las laderas del Monte Baldo, la segunda al este hacia Vicenza con el objetivo de derrotar al ejército francés en defensa en ese territorio y luego dirigirse a Mantua, liberar la ciudad del sitio, y luego unirse en Verona con la otra sección del ejército.  

Bonaparte antes de que el plan imperial tuviera éxito, desplegó a sus hombres alrededor de Rivoli, tratando de contener las dos secciones imperiales e impedir su unión.  

La batalla tuvo lugar el 12 y 13 de enero, Napoleón parecía no soportar el avance del ejército vienés. El día 14, cuando los austríacos dirigidos por el general Lusignan estaban seguros de haber pasado el bloqueo francés y se dirigían a la pequeña ciudad de Affi, el general Masséna recuperó las montañas entre Rivoli y CaprinoNapoleón inmediatamente ordenó el ataque a sus espaldas que condujo en una rápida victoria sobre Lusignan. Mientras tanto, Alvinczi, a la cabeza de la otra rama del ejército imperial, tuvo que declarar la retirada porque no pudo pasar el bloqueo de Rivoli, y se dirigió hacia el norte, de donde había llegado. 

Napoleón aprovechó la oportunidad para vencer incluso a los pocos hombres del ejército imperial del frente oriental que intentaban liberar a Mantua, conquistando la ciudad que se vio obligada a rendirse. 

Mapa de las acciones de la batalla de Rivoli

Las fuerzas humanas empleadas en esta batalla fueron: 

28,000 soldados de infantería y algunos cientos de caballeros imperiales contra 23,000 soldados de infantería y 1600 caballeros franceses. 

Las pérdidas ascendieron a: 

14,000 entre prisioneros, muertos, y heridos del Imperio, contra los 5,000 de los franceses. 

La victoria es indudablemente francesa, Napoleón logró tácticamente demostrar una clara superioridad sobre los generales imperiales bien preparados.  

Esta victoria cambió el destino de ItaliaNapoleón en pocos meses llegó a Venecia conquistando todo el Véneto. El 17 de octubre de 1797, con el Tratado de Campoformio, cedió el Veneto a Austria y tomó posesión oficial de los territorios de Lombardía y Emilia en manos francesas.  

La longeva República de Venecia con la victoria de Rivoli dejó de existir y los ciudadanos de Rivoli pasaron bajo tres naciones diferentes en pocos meses: la Serenísima (Veneciana), Francia y el Imperio. 

Deja un comentario