Esparta y Atenas dos modos de pensar

Una de las guerras más famosas de la antigüedad es la que ve enfrentarse Esparta contra Atenas. También podemos entender que Esparta y Atenas sean el símbolo de dos modos de pensar; Esparta la visión frugal, tradicional, conservadora, mientras que Atenas es la búsqueda incesante de la belleza y también un concepto del hombre que en la época fue revolucionaria y que todavía condiciona, sea nuestro modo de hablar, (la palabra democracia la inventan ellos en el fondo) como el nuestro modo de pensar, son los pensadores Atenienses; Sócrates, Platón, Aristóteles que no era ateniense pero que pasa en Atenas una parte considerable de su vida y que estudia en la escuela de Platón, es allí que se formaron las raíces de nuestro modo occidental de pensar. 

Apenas 50 años antes del gran enfrentamiento que cuenta Tucídides en la Guerra del Peloponeso, entre Esparta y Atenas, las dos ciudades habían sido aliadas y protagonistas de otro gran suceso de la historia, la resistencia al tentativo de los persas de conquistar también la Grecia para incluirla por entero a su sistema de poder. 

 

Tucídides, escribio La guerra del Peloponeso, el conflicto que enfrentó a Esparta y Atenas.

Esta guerra contra los persas que nos cuenta Heródoto de Halicarnaso en las jornadas de Maratón en el 490, Salamina en el 480, Platea en el 479, Atenienses y Espartanos eran aliados… Y combatían (no en Maratón, porque los espartanos llegaron tarde) en Salamina y Platea bajo el comando de Esparta. 

¿Y entonces porque los caminos de estas dos ciudades estado se divide? Pues porque las dos ciudades en algún modo interpretan su vocación: Los Espartanos sienten de haber cumplido su misión venciendo en el campo de Platea a los persas. Mientras que los Atenienses, retienen que sea posible continuar la lucha contra los persas creando aquello que será llamado el imperio Ateniense; La liga de Delos. 

Un sistema que dirige Atenas, que ve a todas las ciudades de la Grecia Oriental, que serían las ciudades que se encuentran cerca de la costa de la que hoy llamamos Turquía, y las ciudades de las Islas del Egeo, todas unificadas bajo la guía de Atenas. 

Mapa de la Liga de Delos, antes del conflicto entre Esparta y Atenas

La idea original es que alrededor de Atenas, en La liga de Delos, se concentren o se organicen todas las ciudades de Grecia que temen el ataque del Imperio Persa. 

Y todas juntas den su contribución para mantener una flota que pueda combatir a la flota persa. Una flota que muchas veces viene utilizada y muchas veces derrota a la flota persa. 

Hasta que se llega a una paz, que no se sabe cuánto sea formal, o que en realidad sea fruto de la exclusión de la presencia de los persas en todo el mar Egeo. 

Originalmente esta contribución a la flota, se podía hacer en dinero o con naves, pero casi siempre y un poco por la presión de los atenienses, se contribuía solo con dinero, el “Foros“, existen las inscripciones, se han encontrado las listas con decenas de ciudades y con las cifras que debían pagar cada año. 

Claro, al principio, este, es un sistema que combate a los persas, por lo tanto, el “Foros”, este dinero entregado a los atenienses, resulta útil a los ojos de todas las ciudades estado de la Liga de Delos. 

Luego la presión de los persas desaparece, pero, hay que seguir pagando el “Foros” y los Atenienses se vuelven cada vez más exigentes. Además, los atenienses comienzan a utilizar este dinero al interno de su ciudad y con una serie de expediciones proyectan su expansión territorial, una de estas expediciones hacia el norte en la Beocia, es la que culmina, en lo que muchos consideran la primera guerra del Peloponeso. 

El mecanismo de poder de los Atenienses genera en los que una vez eran sus aliados y ahora son sus súbditos, una serie de revueltas, para intentar salir de la Liga de Delos. 

Ya no existe más el peligro de los persas, entonces son primero los habitantes de Samos, después los de Eubea, la gran isla que se encuentra al norte del Ática, a declarar su salida de la Liga de Delos, pero los atenienses se presentan en armas, muy determinados a imponer nuevamente la participación a la Liga y de este modo el pago del “Foros”. 

Mientras tanto también la situación interna en Atenas cambia; nace aquel sistema que será llamado Democracia radical, la sociedad ateniense es en algún modo bastante compleja. Atenas es la más animada de las ciudades griegas.  

Los Atenienses eran emprendedores por definición, y su sociedad se desarrolla entre dos grupos sociales; existen los propietarios terreros que poseen la tierra y tienen intereses, de tal modo que no entienden porque uno que no tiene posesiones deba decidir. Por otro lado, se desarrolla siempre más un grupo de personas ligados al comercio, a la navegación, a las construcciones navales, a los artesanos y también simplemente a ser un remador. Un trirreme embarca casi 200 tripulantes, entonces aquellos que están a los remos, se vuelven importantes para la ciudad y piden cada vez mas de participar a la vida pública. 

La participación a la vida pública, se logra a través de las magistraturas que son cada vez más numerosas y por las cuales se recibe un pago, en el sentido; cotidianamente quien asume un cargo en Atenas recibe un pequeño pago, es una suerte de asistencia general, una sociedad en la cual el dinero público obtenido generalmente gracias a la contribución de los aliados, se utiliza en toda la ciudadanía. 

Las magistraturas vienen extraídas a suerte, porque el sorteo entre los que tienen derechos adquiridos; es el mecanismo típico de la democracia o al menos de la concepción ateniense de la democracia. Solo las magistraturas mayores (Strategos) los diez jefes de la ciudad que son nombrados cada año son electivas. 

El sistema Espartano es un sistema diferente. Esparta ha alcanzado una suerte de equilibrio cerca de la mitad del sexto siglo antes de cristo, más de 100 años antes de la guerra del Peloponeso. Y lo ha alcanzado a través de la conquista de la Mesenia, Que es la región inmediatamente al oeste de la Laconia. La Laconia es la región donde se encuentra Esparta, la región más fértil del Peloponeso y quizá de toda Grecia. 

Con la invasión y conquista de los mesenios, los espartanos han organizado un sistema cerrado y en algún modo inmóvil; un grupo de familias no muy numerosas, se calcula que los jefes de familia que llevaban las armas en Esparta, no hayan sido más de 2000. De manera que un grupo de personas, incluidas mujeres y niños, podría ser un grupo que no llegaba a las 10.000 personas y que debía controlar un territorio mucho más grande, si comparado a las otras ciudades de Grecia. 

El sistema espartano es en práctica un sistema de alianzas, la fuerza militar espartana se basa en la capacidad de tener unidos a los aliados y de imponer esta imagen de ciudad invicta, porque en realidad la fuerza militar real en termino de número no era muy alta. 

Y sobre todo no tenían ningún interés de conquista o de expandir su sistema, ya tenían grandes problemas para controlar todo el sur del Peloponeso; el sistema Laconia-Mesenia, aquel que daba de comer a Esparta. 

Por otra parte, el sistema de Licurgo, al que se atribuye la ordenación política y social de Esparta, no preveía la utilización del dinero.  En Esparta no se acuñaba moneda, era un sistema fuertemente ligado al trueque, a las relaciones personales o a la permuta. 

Y paralelamente a esto, no obstante, el constante recuerdo de la dura vida espartana, en sustancia los espartiatas, pasaban la vida entre el gimnasio, las fiestas, y las mesas comunes (Sisitias) Se trataba de un banquete cotidiano y obligatorio, comparable al “comedor de oficiales y suboficiales” de los militares. Consistía en una comida comunitaria que diariamente, siempre al anochecer, reunía a los hómoioi o espartiatas de pleno derecho con el objetivo de estrechar y reforzar los lazos de unión que posibilitaban su predominio político. 

En las próximas entradas veremos porque las dos potencias entraron en conflicto y contaremos la Guerra del Peloponeso. Espero que os haya gustado este artículo. Nosotros non hemos divertido mucho escribiendolo para vosotros.

 

Deja un comentario