El mausoleo de Augusto

En Antares Historia, visitamos los lugares con historia, y comenzamos con el mausoleo de Augusto, ubicado en el centro historico de Roma.

A su regreso de Alejandría, después de finalizar la guerra contra Antonio y la conquista de Egipto en el año 29 a.C., el emperador Octavio Augusto, inició la construcción de una tumba grandiosa en el Campo de Marte. Desde el principio, la tumba tomó el nombre de mausoleo, que está vinculado a la más famosa tumba de un soberano existente, la del rey Mausolo de Caria, en Halicarnaso, Asia Menor, que fue construido por su esposa Artemisia.

El mausoleo de Augusto es un edificio circular, con un diámetro de unos 87 metros, se compone de cinco muros concéntricos de gran espesor. Un alto pilar central, que a su interior tenia una cripta, que debía corresponder a la tumba de Augusto, este además constituía al interno, el eje del edificio y se alzaba hasta la cobertura del montículo, convirtiéndose en el apoyo de la estatua de bronce del emperador que se encontraba en la parte superior. Una serie de arcadas unían las paredes concéntricas, era una estructura compleja, con pisos superpuestos. En la entrada se habían colocado dos pilares, en los que sobre dos placas de bronce, fueron grabadas la autobiografía oficial del emperador; la Res gestae divi Augusti (Las hazañas del Divino Augusto). Dos obeliscos traídos desde Egipto, para ornamentar el ingreso del mausoleo, fueron tiempo después reutilizados en otros sitios de Roma, por ejemplo; en la fuente de la Piazza del Quirinale, donde se encuentra la actual sede de la presidencia. La tumba se inspiró en modelos orientales y etruscos, que tenían en la parte superior un montículo de tierra, cubierta con árboles de hoja perenne.

El primero en ser puesto en la tumba, en el 23 a.C., fue Marco Claudio Marcelo, sobrino y yerno de Augusto, y los restos de Acia, la madre del emperador, cuando aún el monumento no se había terminado. Siguieron su yerno Agrippa, Su hijo Druso Maggiore, Lucio y Gaius Caesar. El emperador Augusto se unió a los otros en el año 14 d.C., y fue seguido por Druso el menor, Livia su esposa y Tiberio.

Gaio Giulio Cesare Ottaviano Augusto

No sabemos si Vespasiano y Claudio fueron enterrados aquí (el primero probablemente fue sepultado en el templo de Flavio con sus hijos). Calígula depositó las cenizas de su madre Agripina y sus hermanos Nerón Cesar y Druso Cesar, luego fueron llevados los restos de la otra hermana, Julia Livilla, Drusila y del propio Calígula. Nerón, como la hija de Augusto, Julia la Mayor, fue excluido de la tumba dinástica.

El último en ser enterrado en el interior del mausoleo fue Nerva en el año 98. Su sucesor, Trajano, fue incinerado y sus cenizas fueron colocadas en una urna de oro al pie de la columna de Trajano, mientras que Adriano, construirá un nuevo mausoleo; La Mole Adriana, conocido también como Castel Sant’Angelo, donde se colocarán las cenizas de los emperadores del segundo siglo.

Interno del mausoleo de Augusto

El mausoleo de Augusto, intacto y venerado hasta finales del período romano, fue severamente dañado durante la invasión bárbara de los godos de Alarico en el año 409. En la Edad Media, la estatua del emperador, que estaba en la cima del montículo, se fundió para hacer monedas. En periodos posteriores el edificio paso en manos de varias familias romanas; Los Colonna la convirtieron en una fortaleza, que fue conquistada en el año 1241 por los Conti. A continuación, pasó a los Orsini y en el 1550 a la familia Soderini, que al ver que la parte superior se había derrumbado, lo convirtieron en un jardín colgante.

Todavía vive la leyenda del Mausoleo que la identifica como tierra de fantasmas de todo tipo, desde luego no están excluidos los de Augusto y Cola di Rienzo, que aquí fue mutilado y quemado en el año 1354.

3 thoughts on “El mausoleo de Augusto

  1. Es un verdadero placer poder tener conocimiento de la Real historia del pasado del Imperio Romano eran otros tipos de armas no químicas eran luchas cuerpo a cuerpo y a caballos eran tiempos difíciles de mucha intelecto humano la Real HISTORIA ANTIGUA.

Deja un comentario