El Foro de Trajano

 

El Foro de Trajano es el último y el más majestuoso de los foros imperiales. Sus dimensiones originarias eran de unos 300 por 185 metros. Para su realización, visto el espacio demasiado exiguo que quedaba entre el Foro de Augusto y la pequeña colina que unía el Capitolio con el Quirinal, se hizo necesario eliminar dicha colina mediante importantes obras de derribo y de excavación. 

Inaugurado en el año 112 d.C. para celebrar el triunfo obtenido por Trajano en las dos campañas contra Dacia (la actual Rumania), fue construido utilizando el valioso botín de guerra y los esclavos capturados.  

Detalles de la decoración escultórica de la Columna Trajana con escenas de las campañas contra los dacios y busto de Trajano.

El proyecto estuvo a cargo del prolífico arquitecto Apolodoro de Damasco. El acceso se efectuaba por el lado septentrional del Foro de Augusto a través de un arco triunfal que daba a la plaza cuadrangular, en cuyo centro se alzaba una colosal estatua ecuestre de Trajano, en bronce dorado.  

El lado norte, opuesto a la entrada, estaba delimitado por la basílica Ulpia, la más grande jamás construida en Roma: una enorme sala rectangular de cinco naves dispuestas transversalmente respecto a la entrada, con los lados cortos absidiados, a dos planos de altura sobre las naves perimetrales. 

Los restos de la monumental basílica Ulpia, en el Foro de Trajano

La basílica era la sede de actividades judiciales y comerciales y allí se desarrollaban los actos públicos de liberación de los esclavos, que antes se celebraban en el Atrium libertatis, demolido para dejar sitio al Foro. Detrás de la basílica Ulpia se encontraban las dos bibliotecas (de las cuales sólo queda la occidental, bajo la actual vía de los Foros Imperiales), dedicadas una a los autores griegos y otra a los latinos, dispuestas en dos pisos separados por un amplio salón central cubierto por una bóveda de cañón con casetones. 

El foro se encontraba rodéado por columnas, y en las paredes se abrían unos nichos que alojaban los rollos en los que estaban escritos los textos.

Entre las dos bibliotecas, en el centro de un patio, se erguía la colosal columna esculpida en relieve, único elemento del Foro originario que queda en pie.  

Detrás de la columna, el área estaba cerrada por el gran templo dedicado a Trajano y a su mujer, Plotina, por su sucesor (e hijo adoptivo) Adriano.  

Planta general del Foro de Trajano

El edificio, cuyos restos yacen bajo el palacio Valentini, formaba parte probablemente del proyecto original del Foro, pero fue ultimado por el emperador Adriano después de la muerte de Trajano, en el 128 d.C.  

El Foro estaba completamente construido, revestido y pavimentado en mármol y constituía un conjunto de rara belleza para el visitante que accedía a él por el arco triunfal, captando con una sola mirada la plaza monumental, la basílica y la cima de la columna.  

La decoración arquitectónica se basaba en la repetición de figuras de dacios prisioneros, cada una de ellas en una columna. Asimismo, desde el acceso triunfal era posible captar la magnitud de los Mercados, también proyectados por Apolodoro de Damasco y dispuestos a lo largo de las terrazas practicadas en la colina del Quirinal. Realizados casi totalmente en ladrillo, presentaban un claro contraste, tanto cromático como de textura.  

El edificio estaba constituido por una gran exedra con dos salas semicirculares en los extremos, cubiertas por semicúpulas. Sus tres pisos, de los que el último estaba abierto sobre una antigua calle, la vía Biberática, estaban ocupados por numerosísimas tiendas. Aquí una empinada escalera llevaba hasta una majestuosa estancia que constituía el centro de todo el complejo: una amplia sala cubierta por una bóveda de crucero que ocupaba la altura de dos pisos y que estaba flanqueada por tabernae a ambos lados.  

La vía Biberática, sobre la cual se asomaban las tiendas situadas en el último piso de los Mercados de Trajano.

El lado meridional de la sala llevaba a un grupo de estancias con distinto destino, quizá las oficinas de dirección del complejo. Nuestro conocimiento del Foro de Trajano no sólo se debe a los restos todavía visibles, sino que además depende de otras fuentes: los escritores antiguos, las representaciones conmemorativas en las monedas y la Forma Urbis; que es un plano de la ciudad de Roma grabado en lastras de mármol en la época de Septimio Severo y fijada en la antigüedad en la pared de una sala del cercano Foro de la Paz (donde hoy se encuentra la iglesia de los Santos Cosme y Damián).

Áureo de Trajano en el cual está representada la fachada con el arco triunfal del acceso sur del Foro.

El Foro fue parcialmente sacado a la luz en los años 1812-1814 y 1828-1833, pero los informes de las excavaciones nunca fueron publicados íntegramente. Así, poco se sabía de las plantas y de las perspectivas cuando, en 1972, James E. Packer, profesor de la Northwestern University de Illinois, empezó la reconstrucción gráfica de los monumentos. Era el inicio de un largo trabajo que, con la contribución de los fotógrafos del Getty Center y de dos estudios de arquitectura, Groma S.R.L. y Tau S.R.L., permitió trazar la primera planta arqueológica del yacimiento. La nueva reconstrucción del Foro de Trajano se basa fundamentalmente en las indicaciones proporcionadas por la Forma Urbis, en las perspectivas de los edificios representados en las monedas de Trajano, en las breves descripciones de los autores de la antigüedad, en la planta del Getty Center y en la reproducción a escala 1:1 de los fragmentos arquitectónicos marmóreos todavía presentes en el yacimiento.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.