El búnker de Churchill en Londres

Un búnker subterráneo en Londres dio refugio a Winston Churchill y a su gobierno durante el transcurso de la segunda guerra mundial.

La construcción del War Room, había comenzado en 1938, antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial y por lo tanto antes también, de la elección de Churchill como primer ministro. Pero existían ya muchos indicios de que un conflicto pudiese desencadenarse en Europa, con posibles bombardeos de las ciudades más importantes.

Entre el 7 de septiembre de 1940 y mayo de 1941, Inglaterra sufrió el ataque más devastador por parte de la Alemania nazi: toneladas de bombas fueron arrojadas en Londres y otras ciudades por la Lutwaffe, en lo que se conoce en la historia como “El Blitz”. El plan de Hitler era debilitar la resistencia británica golpeando fuertemente los centros habitados. Fue un error, fruto de la subestimación del pueblo inglés y de Churchill.

En los momentos más oscuros de los 267 días del bombardeo, el primer ministro encontró refugió en los túneles de la estación del metro de Down Street, una estación en desuso (que él llamó “The Barn“, el granero), y que se había convertido en un centro de comando, que podía acoger hasta 40 personas y donde se llevaron a cabo las reuniones del consejo de guerra. Una parte importante de la estrategia que llevó a Gran Bretaña hacia la victoria en la Segunda Guerra Mundial ha sido pensada bajo esta pequeña calle no muy lejos de Hyde Park y Piccadilly. También la coordinación de los fundamentales transportes ferroviarios fue transferida allí.

El 11 de septiembre de 1940, Winston Churchill comenzó las transmisiones de radio desde Londres al resto de Inglaterra, el búnker fue por cinco años, primero el alma de la resistencia y luego sala de operaciones y sala de gobierno.

Churchill, usa la radio para hablar con el pueblo británico.

En el interno de la sala principal se encontraban las mesas donde se sentaban los jefes del ejercito, de la marina y de la aeronáutica.

Sala de operaciones del búnker

 

 

Otras curiosidades de este búnker donde en el cotidiano, las persona que lo frecuentaban tenían por ejemplo; una lampara solar para el personal, casi obligado a pasar días enteros en los subterráneos, dormitorios de servicio, las máscaras antigás de las operadoras telefónicas, que habían consentido de trabajar aún en caso de ataque, la habitación Top secret del teléfono trasatlántico, o la cama al lado del escritorio del gran estadista Inglés,  aunque haya dormido en ella solamente algunas veces.

Lámpara solar

El búnker de Churchill se mantuvo en estado de abandono hasta el 1984, cuando fueron acondicionas y abiertas por el Imperial War Museum.

Deja un comentario